Leche materna para bebés prematuros, por Nancy Mohrbacher

con No hay comentarios

Aunque la leche materna ha sido desde hace mucho tiempo recomendada como el alimento ideal para los bebés llegados a término, sus ventajas para bebés prematuros han sido recientemente apreciadas. Aún así algunos médicos rutinariamente recomiendan que a un bebé prematuro se le debe dar fórmulas lácteas especiales hasta que alcance cierto peso. Sin embargo, recientes hallazgos en la leche de bebés prematuros y nuevas técnicas desarrolladas pueden convencer a muchos médicos de que “el pecho es lo mejor” para los prematuros.

 

El Dr. Niels Raiha, profesor y presidente de pediatría de la Universidad Lund en Malmo, Suecia, habló sobre el tema de la leche materna y los bebés prematuros en el Simposio Mundial de Medicina Perinatal en Washington DC en 1984. El Dr. Raiha empleó estudios, incluyendo uno propio, sobre las bases de sus observaciones.
“En Escandinavia, especialmente en Finlandia y Suecia, no tenemos mucho problema en este sentido, debido a que en nuestro país se considera nada ético alimentar a un bebé prematuro con otra cosa que no sea leche humana”.

 

Enzimas y hormonas en la leche materna

El Dr. Raiha enfatizó algunas de las ventajas para los prematuros que son únicas respecto a la leche materna. Una es la protección contra infecciones. No solo los anticuerpos presentes en la leche materna protegen al bebé de enfermedades durante esos primeros meses vulnerables, sino que un estudio danés sugiere que los bebés son menos proclives a contraer diabetes más adelante en su vida si fueron alimentados por leche de sus madres en vez de tomar fórmula.

La leche materna contiene además al menos 9 hormonas y al menos 60 enzimas. Algunas de esas hormonas están completamente ausentes en las fórmulas; otras están presentes a un grado menor. Una de las enzimas, llamada lipasa, es especialmente buena para el bebé prematuro, debido a que le ayuda a absorber la grasa de la leche necesaria para que gane peso.

La lactancia también tiene enormes beneficios emocionales, tanto para la madre como para su pequeño bebé prematuro. Durante ese período de estrés, la comodidad de amamantar (si el bebé está lo suficientemente fuerte como para que pueda succionar) y en contacto extra que esto conlleva hacen a la madre y al bebé sentirse más cercanos bajo circunstancias que pudieran hacer difícil estar juntos. (Se hace mención de la historia “Nacido demasiado temprano” del volumen 1, No. 3 de New Beginnings, que trata de cómo amamantar a un bebé prematuro puede afectar los sentimientos de la madre). Cuando un bebé está demasiado débil para succionar y es cuidado por otros, extraerse la leche por medios manuales o mecánicos ayuda a la madre a mantener un lazo físico con su bebé. Y también le ayuda a ella a sentir que está haciendo algo concreto y determinado para el bienestar de su bebé, como de hecho ya lo está haciendo.

 

Ventajas nutricionales de la leche humana

La leche materna tiene muchas ventajas nutricionales por encima de la fórmula, ya que fue diseñada por la naturaleza específicamente para un bebé humano. Las fórmulas son diseñadas detrás de la leche humana, pero un vistazo cercano a los ingredientes de cada una muestra que las diferencias son más impactantes que sus similitudes. Por ejemplo, las proteínas de cada una son muy diferentes. Y debido a que las proteínas son los bloques de construcción del crecimiento, son especialmente importantes para el bebé prematuro que necesita crecer y ganar peso rápidamente. La leche humana es mucho más fácil de digerir que las leches a base de leche de vaca. Esta facilidad para ser digerida también ayuda a los prematuros que son alimentados con leche materna a evitar los problemas intestinales que son comunes en los bebés que nacen prematuramente. Debido a que la leche materna tiene menos cantidad de sal que la fórmula, también es mejor para los riñones de los bebés.

 

Necesidades de los bebés prematuros

Para los bebés muy pequeños que tienen más de 10 semanas de prematurez y pesan menos de 1.3 kg, no ha quedado del todo claro si la leche humana sola puede darles los nutrientes extras que necesitan. Después de todo, un bebé pequeño y prematuro todavía debería de recibir su alimentación a través de la placenta en el útero de su madre. Sin embargo, cuando fue analizada la leche de las madres de bebés prematuros, los resultados fueron sorprendentes: su leche era más alta en proteínas y ciertos minerales comparada con la leche de otras madres cuyos bebés nacieron a término. Por ello es una razón importante que es mejor que un bebé prematuro reciba la leche de su propia madre en lugar de la leche de donadoras.

El Dr. Raiha ofrece otra alternativa para los prematuros pequeños que pasan por el proceso que él llama “Ingeniería de la leche materna”. La leche materna donada es reunida y la crema es separada. La crema entonces se mezcla con la leche sin tratar de la propia madre antes de dársela a su bebé. Esto añade más calorías a cada toma sin sacrificar ninguna de las únicas ventajas de la leche materna.

Lo que queda después de que la crema es retirada de la leche de la donadora, es procesada de nuevo para hacer un concentrado de leche humana rico en proteínas en forma de congelado en seco que puede también añadirse a la leche de la madre si el doctor del bebé lo considera necesario. Este es un procedimiento costoso que no ha sido ampliamente aceptado y muchos médicos sienten que no hay evidencia de que los prematuros estén mejor con esta leche materna modificada de lo que estarían si tomaran leche de sus propias madres.

 

Momento de amamantar un bebé prematuro

Sobre la pregunta de cuándo debe ponerse al bebé prematuro al pecho, el Dr. Raiha indica, al igual que lo hacemos en La Liga de la Leche, que “tan pronto como le enseñes a succionar, tan pronto aprenderá tu bebé a hacerlo, lo que le ayudará a la madre a continuar con la lactancia cuando se vaya a casa”. Muchos bebés que han nacido mucho antes de tiempo son alimentados al inicio a través de un tubo que es insertado hacia abajo de su nariz o garganta (llamado “alimentación por sonda nasogástrica”), pero una vez que están listos para alimentarse mediante la succión, será menos confuso para ellos hacerlo directamente del seno materno en lugar de un biberón.
Para más información para las madres de bebés prematuros pueden encontrarla en la hoja “Breastfeeding your premature baby” (Lactancia de tu bebé prematuro), publicado por LLL.

(Tomado y traducido de New Beginnings, mayo-junio 1985, Vol. 1, No. 3).

Comentarios Facebook