Mi camino de lactancia con hipoplasia mamaria

con No hay comentarios

Por Zintya Cruz
Líder del Estado de México

¿Cómo empezó todo?

Cuando nació Valentina, yo estaba convencida de que todas las mamás podían producir suficiente leche para alimentar a sus hijos. Incluyéndome. Después de todo, ya había amamantado a Rodolfito por más de 2 años y él había consumido una cantidad mínima de fórmula en su vida (alrededor de 2 latas de 400gr en total)… Lo que sí hacía mi pequeño era pasar día y noche pegado a la titi. Como era el primer bebé, yo tuve el tiempo y él la paciencia para tomar titi y satisfacer sus necesidades nutricionales.

Con Valentina fue diferente, ella se pegaba y lloraba. Succionaba un poco y lloraba más y así estuvimos por varias semanas hasta que finalmente empecé a sentir que algo no estaba bien… 

Recibir la noticia y pedir ayuda

Me decidí a hablar con Oriana Sánchez, Líder de la Liga de La Leche y hoy, una gran amiga. Ella me escuchó y me guió para empezar a hacer las cosas diferentes.

Cuando Valentina tenía 4 meses, pude detectar que tenía frenillos cortos (labio superior y lengua) y entonces acudí con una pediatra IBCLC.

Ella no sólo realizó la frenectomía (el corte del frenillo) de Valentina, sino que también detectó en mi, la hipoplasia mamaria. La hipoplasia mamaria es una condición física en la que las mamas no tienen un desarrollo adecuado, por lo que tienen menos tejido glandular mamario. Esto puede o no, ocasionar una producción de leche por debajo de la necesidad del bebé.

Esta noticia fue desgarradora para mi. Por muchos meses necesité trabajar mis emociones al respecto y redefinir lo que para mi es una lactancia plena. Fue un trabajo importante para sentirme adecuada, feliz y plena con mis lactancias; y entender que esta condición no tenía por qué impedir que yo siguiera amamantado a mis hijos.

Hoy entiendo que más del 85% de las mamás pueden producir suficiente leche para sus hijos. Por lo que lo más probable es que tu puedas producir lo que necesitan tus bebés.

Si tienes dudas, busca información y apoyo: con la Liga de La Leche puedes encontrarlo.

También entiendo que el otro porcentaje de mamás que tenemos hipoplasia o alguna otra condición que pueda reducir nuestra capacidad de producción, no tenemos por qué renunciar a amamantar a nuestros
hijos.

La lactancia no es todo o nada

Cualquier cantidad de leche materna dará mucho más al bebé que otra leche. Además, que el acto de amamantar trae muchas cosas más a nuestros hijos, que sólo la nutrición e inmunidad física. Se habla de nutrición emocional, refuerzo del vínculo, desarrollo neuronal, apego seguro, entre otras cosas.

¡Amo lactar a mis hijos! Es una de las mejores experiencias de ser mamá para mi.

El futuro

Pronto nacerá mi tercer bebé. No sé cómo será con él. Lo que sí sé es que mi condición de hipoplasia mamaria no me impedirá disfrutar de nuestra lactancia juntos y de sentir el contacto piel a piel que esta brinda.

Gracias a las Líderes de la Liga de La Leche por su amor, conocimiento y entrega. Esta experiencia me motivó a convertirme en Líder de esta organización para poder ayudar a otras madres.

Aquí estamos para acompañarte y apoyarte en tu camino de lactancia.

Bibliografía de hipoplasia y recursos de apoyo

*Cassar-Uhl, Diana (2014). Finding Sufficiency: Breastfeeding With Insufficient Glandular Tissue. Praeclarus Press.

*Hypoplasia/Insufficient Glandular Tissue • KellyMom.com Cassar-Uhl

Hypoplasia/Insufficient Glandular Tissue

*West, Diana (2001). Defining Your Own Success: Breastfeeding After Breast Reduction Surgery. La Leche League International, Schaumburg, Illinois.

*West, D. D. L. & Marasco, L. (2009). Breastfeeding mother’s guide to making more milk. McGraw-Hill.

*Jacobson, Hilary. (2016). Healing Breastfeeding Grief: How Mothers Feel and Heal When Breastfeeding Does Not Go as Hoped. Rosalind Press.

Recursos LLLI:

*https://www.llli.org/breastfeeding-with-hypoplasia-insufficient-glandular-tissue/

*https://www.llli.org/breastfeeding-info/hypoplasia/

Comentarios Facebook

Deja un comentario